miércoles, 4 de agosto de 2010

Cómo se aprueba una ley

Hemos visto en todos los medios en este último tiempo el debate fervoroso sobre algunas leyes como las de glaciares y de matrimonio igualitario, pero es poca la gente que sabe realmente que es necesario para que una ley sea aprobada en nuestro sistema de gobierno.

El Poder Legislativo esta compuesto por dos cámaras, la de Diputados (o cámara baja) con 257 miembros y la de Senadores (o cámara alta) con 72 miembros, que sesionan de forma ordinaria desde el primero de marzo hasta el treinta de noviembre de cada año. En la actualidad el Frente para la Victoria cuenta con el bloque mayoritario en ambas cámaras, en Diputados con 87 miembros, seguido de lejos por el bloque de la Unión Cívica Radical con 43, y en Senadores con 31, también seguido por la UCR con 14 (Cabe aclarar que la UCR forma parte del Acuerdo Cívico y Social junto a la Coalición Cívica y el Partido Socialista).

Un proyecto de ley puede ser impulsado por cualquiera de las dos cámaras indistintamente y puede ser presentado por sus miembros o por el poder Ejecutivo (exceptuando algunos casos extraordinarios como las leyes sobre contribuciones y reclutamiento de tropas para los Diputados y la autorización del estado de sitio para el Senado). Una vez aprobado en su Cámara de origen pasa a la otra para ser discutido, si es aprobado por las dos se lleva al Ejecutivo de la Nación para su examen y si es aprobado finalmente la ley es promulgada.

En el caso de que el Poder Ejecutivo rechace el proyecto (tiene un plazo de diez días para devolverlo y puede ser rechazado en su totalidad o en parte), éste volverá a la Cámara de origen primero y de revisión después, finalmente si las dos Cámaras aprueban el proyecto con dos tercios de votos se convierte en ley automáticamente y pasa al Ejecutivo para ser promulgada.

La aprobación de una ley requiere un debate minucioso sobre cada punto de la misma, incluso sobre cada palabra, es así como se dio un debate sobre si se debería llamar “matrimonio” o “unión civil” a la unión de dos personas ante la ley. Es importante también tener en cuenta los proyectos que son “paquetes” de leyes, y debatir sobre cada una puntualmente, consultando a expertos sobre cada tema para llegar a la decisión más acertada. Vemos a menudo que en las cámaras en lugar de darse esta investigación y consulta a profesionales especializados, simplemente se vota en bloque en contra o a favor del oficialismo o de cualquier otro sector.

Es fundamental que el Poder Legislativo funcione correctamente para mantener a la democracia en funcionamiento, es importante tratar los proyectos con altura, obtener la información necesaria en cada caso, si esto no funciona el sistema se vuelve obsoleto y decadente. Es riesgosa la existencia de políticas secretas tras bambalinas, fuera de la visibilidad del debate y de la posible obstrucción al ejercicio legislativo. También la representación de intereses corporativos en lugar de los problemas sociales y por último el hecho de que muchos legisladores nacionales, dada la ausencia de penetración estatal en determinadas provincias, responden a intereses patrimoniales locales más que a cualquier esbozo de idea de bien común para la ciudadanía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario