lunes, 23 de agosto de 2010

La Ciudad Autónoma y la candidatura presidencial

Desde su fundación en 1536 por parte de Pedro de Mendoza, la ciudad de Buenos Aires se ha convertido en el lugar más emblemático de nuestro territorio, centro comercial supremo, capital del Virreinato del Río de la Plata, victima de las invasiones inglesas y tantos otros sucesos.

El histórico debate entre Unitarios y Federales es en la historia Argentina una marca que nunca pudo borrarse. Entre 1828 y 1831 por medio de una guerra civil se debatía el futuro del país naciente y se enfrentaron dos facciones: Por un lado los que defendían una organización en que todo este subordinado al poder centralizado en la Ciudad de Buenos Aires. Por el otro los que defendían una organización basada en la asociación voluntaria de los poderes regionales y que delegan algunas de sus atribuciones para constituir un Estado Nacional. La organización fue federal finalmente, sin embargo fue inevitable el control comercial y político de Buenos Aires.

La Capital Federal cuenta con un área de 202 km2 y una población de 3.034.161 de habitantes, que representa un 7,7% de la población del país. Desde la reforma de 1994, el artículo 129 de la Constitución Nacional la designa como Ciudad Autónoma de Buenos Aires y le permite dictar su propia constitución, que finalmente fue establecida en Octubre de 1996.

Muchos afirman que la administración de la ciudad es una de las tareas más fáciles para un político, esto se debe a que Buenos Aires, por ser el centro del poder económico estatal, siempre ha tenido superávit, es quien más aporta a la coparticipación federal y quien menos recibe, prácticamente se autofinancia. Como no depende del financiamiento estatal y siendo un distrito típicamente opositor, la ciudad se vuelve un lugar ideal para que los candidatos opositores demuestren sus virtudes de gestión apuntando a una futura candidatura presidencial.

El Producto Bruto Geográfico de la Ciudad de Buenos Aires ascendía en 2008 -después de un año de gestión de Mauricio Macri- a 233 mil millones de pesos; esta cifra representa alrededor de la cuarta parte del Producto Bruto Interno del total del país. Es además el 13° centro urbano del mundo en términos del tamaño de su mercado.

La desocupación en la CABA alcanzó en el cuarto trimestre del mismo año una tasa del 5.5% de la población activa, equivalente a unas 88 mil personas, y la subocupación un 8.1%, equivalente a 131 mil personas (ambos valores son de los más bajos y están por debajo de la tasa del total del país).

Una correcta gestión en la Ciudad Autónoma llevó en 1999 a Fernando de la Rua (el primer Jefe de Gobierno desde la autonomía) a la Presidencia de la Nación, pero una buena gestión en el ámbito de la ciudad no implica una buena gestión presidencial y a la vista están los resultados, la peor crisis del país se dio en 2001 y su mandato se vió interrumpido por un estallido social.

Hace una década Aníbal Ibarra era uno de los políticos con mayor aceptación y llegó a la Jefatura de Gobierno en el 2000. En 2003 fue reelegido, su imagen positiva era alta y su gestión correcta, hasta el fatídico episodio de Cromagnon que lo dejó fuera del cargo.

En la actualidad, el Jefe de Gobierno Mauricio Macri, es uno de los candidatos más fuertes de la oposición y aún después del escándalo de las escuchas y su procesamiento, se mantiene firme en su candidatura. Su gestión ha tenido conflictos públicos como los vínculos entre la corrupción y la naciente Policía Metropolitana, pero también muchas otras cuestiones menos difundidas y de las más relevantes como por ejemplo la gestión en Salud es muy cuestionada y ya se analizan dos proyectos en la legislatura porteña para crear una comisión investigadora que siga la gestión y al propio Ministro Jorge Lemus. Es de suma importancia que el electorado este atento y se informe, una gestión en apariencia buena en la ciudad y con mucha difusión puede sugerir al candidato ideal para la presidencia, pero no todo lo que brilla es oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario